Argentina buscará el pase a las semifinal en medio de un escándalo mediático

top ad

Un escándalo mediático roza a Argentina en la previa del partido con Venezuela.

El histórico César Luis Menotti (ya cuestionado puertas adentro porque cómo desempeña su rol de Director de Selecciones) atacó a un emblema como Oscar Ruggeri y se armó un revuelo histórico.

Los jugadores se enteraron por sus celulares a través de las redes sociales, los dirigentes fueron quienes más atentos estuvieron al contrapunto.

Aunque las llamas surgieron tan poderosas que fue un día muy distinto en Río de Janeiro. “Ruggeri estuvo diez años comiendo asado en Ezeiza. No me interesa su opinión. Ahora es periodista…”, disparó el Flaco.

El Cabezón miró directamente a la cámara en su programa, 90 Minutos, por Fox Sports y le habló: “Menotti, sos un vago. Dejá de versear. Hacenos el favor y renunciá”. En minutos fue una polémica que también se hizo viral y amenaza con seguir…

El problema (más allá del contrapunto en los medios) es que Menotti es quien debe evaluar el trabajo de Lionel Scaloni como entrenador y aún no pudo viajar a Brasil por una enfermedad. Ruggeri es un emblema de la Selección, campeón del mundo 86 y muy respetado en todo el ambiente. Pero va una jugada más: los directivos aún no hablaron en público pero están disconformes. Menotti fue nombrado en enero. No fue a la primera gira porque no estaba de acuerdo con los amistosos cerrados. Después lo iba a hacer en abril. Ahí le explicaron que la Selección local que quería era imposible por el egoísmo de los clubes. Ahora iba a ir a la Copa América… Por eso hace unos días declaró que su proyecto arranca después del torneo.

Aunque muchos (periodistas básicamente) se alarmaron y pensaron que este lío puede afectar a Argentina en la previa, a los jugadores les resultó una curiosidad más que un problema. Messi no está preocupado por todo esto, a lo sumo podía esperar que Menotti estuviera con el equipo en una competencia tan relevante. Scaloni no se sintió muy apoyado por el técnico de Argentina campeón del mundo en el 78 y entrenador de Maradona en Barcelona en los 80, pero no se quejará en público. Es una pelea con “boxeadores” de distinta categoría. Scaloni recién arranca y es Menotti hoy su jefe y evaluador.

bottom ad