El mejor futbolista salvadoreño “Mágico González” esta cumpliendo años

top ad

Jorge Alberto González Barillas, mejor conocido como el “Mágico González”, es considerado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol, como el mejor futbolista salvadoreño de la historia, y quien, por su carácter bohemio y fiestero, no logró ser uno de los mejores del mundo.

Nació el 13 de marzo de 1958 en la capital salvadoreña e iniciaría su carrera como futbolista en el ANTEL en 1975, permaneciendo un par de temporadas, hasta llegar al equipo de sus amores, Club Deportivo FAS en 1977.

Fue apodado como mago por el comentarista deportivo Rosalío Hernádez Colorado, quién quedó sorprendido por la habilidad que ese joven tenía.

Tras su talento, fue convocado a la selección nacional, con la que lograría clasificar al mundial de España 1982, la segunda participación histórica del país después de México 1970.

Aunque el primer juego de ese mundial sería una de las páginas más negras del fútbol nacional (10-1 contra Hungría), el mago seguía asombrando a quienes le veían jugar.

Luego jugarían contra Bélgica (derrota 1-0) y contra la Argentina de Diego Armando Maradona, de quien sería amigo. El mismo “Pelusa” consideró al mago mejor que él.

El mundial de España sería la ventana para que equipos como el Atlético de Madrid, Cádiz y PSG, se interesaran por él. El equipo francés tenía prácticamente cerrado el fichaje del “Mago”, sin embargo, González no se presentó a cerrar el trato, argumentando que “era mucho compromiso para él”.

Se quedaría en España, el equipo de Cádiz se haría de sus servicios y se convertiría en un ídolo en esa ciudad. Hasta la fecha, aún lo recuerdan con nostalgia en esa ciudad por los destellos de magia.

En la temporada 83-84, González marcaría un gol imborrable en la memoria de los gaditanos, arrancando desde la media cancha y regateando a quien encontrase en frente, y no contra un equipo cualquiera, sino el propio Barcelona, que no hicieron más que admirar ese gol.

Sin embargo, el comportamiento de Jorge, fanático de la noche y las fiestas, cansó a la directiva del equipo español.

A pesar de ello el mismo equipo Blaugrana, en el verano de 1984, lo llevó a una gira por Estados Unidos, donde se reencontró con Maradona. Tuvo una muy buena participación, pero no logró fichar por la actitud fiestera del salvadoreño .

bottom ad