El Real Madrid toma aire tras ganar al Sevilla

 Real Madrid paró su sangría en Sevilla con un triunfo que aleja al menos de momento la crisis. De momento, porque el miércoles se la juegan en Champions y si se queda fuera de la competición, lo hecho en Sevilla no habrá servido de nada o de muy poco. Por ahora, el Real Madrid y Zidane ganan crédito de cara a ese choque con una victoria gracias a un gol en propia puerta de Bono, el meta de un decepcionante Sevilla.

El Real Madrid ofreció su mejor cara en la primera mitad ante el Sevilla. Algo que no es nuevo porque salvo algunos partidos, los primeros actos suelen ser buenos de los blancos. Y como también suele ser habitual, el Real Madrid estuvo negado de cara al gol. Con Casemiro y Vinicius de vuelta en el once, los de Zidane apretaron la salida a un Sevilla del que se esperaba mucho más, sobre todo tras dar descanso Lopetegui a muchos de sus titulares en Champions pensando en el duelo ante los blancos.

Un duelo que en su primera parte fue del Real Madrid que a los cinco minutos ya había creado un par de ocasiones generadas por Vinicius. Eso si, con la colaboración de un inseguro Bono, el meta de un Sevilla incapaz de llegar al área de Courtois y que perdía el balón con una facilidad pasmosa. El Madrid era amo y señor del partido pero le faltaba marcar. Kroos y Benzema estuvieron muy cerca, pero el disparo del alemán se marchó fuera por poco y Bono enmendó la plana con una gran parada al delantero francés.

Se llegó al descanso sin ningún disparo entre los tres palos del Sevilla con la sensación de que esos goles no marcados los podía echar de menos el Real Madrid en la segunda mitad. Y eso parecía en el arranque del segundo acto en el que el Sevilla fue otro, sobre todo en su actitud. Fue un equipo más agresivo en el buen sentido y eso provocó que el Real Madrid no jugara tan cómodo, no tuviera el balón y, por lo tanto, no pudiese atacar.

El Sevilla apretaba y apretaba pero no marcaba –De Jong lo pudo hacer con una chilena que paró Courtois– a un Real Madrid acorralado. Y ahí, con ese panorama, apareció la punta del pie de Vinicius y un fallo de Bono para que marcara el equipo de Zidane. Jugada rápida por la izquierda en la que Mendy puso el balón en el área y cuando parecía que era claro para Bono, apareció Vinicius para darle al balón con la punta de la bota.

Un toque sutil, forzado pero suficiente como para sorprender a Bono que vio como el balón le daba y acababa entrando para que el 0-1 subiera al marcador en el minuto 56.

Así, el Real Madrid se adelantó en el marcador y Lopetegui reaccionó dando entrada a Suso, Gudelj y En-Nesyri. Al Sevilla no le quedaba otra que ir con todo a por el empate. El Madrid, por su parte, aguantaba atrás esperando su oportunidad para salir a la contra en busca de la sentencia.

Ocampos estuvo a punto de empatar de chilena pero lo evitó Courtois con una gran parada en una recta final de partido con cada equipo ejerciendo el papel que le tocaba. El Sevilla atacando con todo lo que tenía y el Real Madrid, parapetado atrás y esperando una contra. Al final, ni uno ni otro vieron puerta y el Madrid logró una victoria que le da aire para la final europea del miércoles.