El Salvador ha visto una explosión de irregularidades y casos de corrupción en pandemia, afirma Transparencia Internacional

El diagnóstico de Transparencia Internacional (TI) para El Salvador no es alentador. En su más reciente Índice de Corrupción Global, esta institución da cuenta de importantes retrocesos del país en la materia.

Por un lado, afirma que la “alarmante concentración de poder en el ramo ejecutivo” llevó a que en El Salvador hubiera una “explosión de irregularidades y casos de corrupción asociados a la atención al COVID-19”.

Asimismo, señala que en toda la región, incluyendo a El Salvador, la ciudadanía ha enfrentado obstáculos al querer acceder a información confiable y actualizada sobre estadísticas de salud y la atención a la pandemia.

En términos generales, TI afirma que un reto importante que enfrenta la región es asegurar que los fondos de emergencia para paliar la crisis no se pierdan en corrupción y alcancen a los beneficiarios. “No llevar esta ayuda plantea el riesgo de descontento social, alimenta el populismo dañino y crea más pobreza y desigualdad”, añade.