Gabriela Molina alias “paulette” la ex bailarina de el Lips, le encanta escribir

top ad

De eso ya hace exactamente 6 años, raro; pero a veces pierdo la cuenta, al principio solo contaba las horas de diferencia entre El Salvador y España, pensaba ¿estarán ya entrando los niños al cole? ¿ya habrá entrado la gente a trabajar? ¿será que ya huelen las paradas de buses a pupusas y café? ¿ya habrá almorzado o cenado la gente? y trataba todos los días de hacer la suma de horas que dividía este gran océano de mis tierras, luego comencé a contar las semanas, hacía calor, era verano, ya los niños jugaban y llenaban las plazas de Madrid, se me hacía raro ver a los locos en las plazas compartiendo con las madres sentadas cuidando sus cochecitos, la alegría de Madrid, lleno de turistas por todos lados, las calles coloridas, la diversidad de culturas, modelos por la calle, estaba claro que no estaba en el centro de Sivar, me iba a caminar hasta que no podía mas, me iba a perder por las calles de Madrid hasta que me cansaba por que me daba miedo perderme en el metro así que prefería caminar de la mano de mi pequeño compañero de viaje, sabía que mi compañero se cansaría rápido ya que solo tenia entonces 5 añitos y de regreso me tocaría cargarlo, así que tenia que calcular bien si no quería cargarlo todo el camino de regreso a casa, siempre pensaba en El Salvador, la playa, El Tunco, las boquitas de La Doña, mi perrito Manchitas, la comida de mi bella suegra….
En fin, así se fue el verano, una tarde de esas, sentí una brisa que no era normal… “Padre celestial ¿que es esto?” pensé… ¡¡¡HABIA LLEGADO OTOÑO!!! yo apenas traía un par de trapos y en El Salvador jamas había usado una bufanda y debido a que “solo venía de vacaciones” apenas traía ropa, después de “tener todos los recursos” en Sivar, aquí me veía corta de dinero, los abrigos eran muy caros, la comida era cara, la renta era cara, todo era caro, íbamos en el día a día con Rony, el mejor artista de tatuajes que parió El Salvador, vine para recuperarlo de tanto desorden amoroso que tuvimos “allá” éramos de nuevo los 3 contra el mundo, pero toda la carga la llevaba El, yo tenía que buscar un trabajo a las ya! yo nunca fui una gran ama de casa, me críe viendo un ejemplo de un gran hombre trabajador como lo era mi padre y a falta de madre nunca me acostumbré a ver a mis madrastras como ejemplo a seguir, sería mi corazón lastimado lo que me llevaba a ver eso; llegaba Rony por la noche al “piso” (apartamento) y yo al no ser muy buena cocinera solo le tenía comida quemada al pobre, veía como Rony se esforzaba todos los días por llegar temprano pero ya Madrid lo había cambiado, yo lo había cambiado, y aunque siempre ha sido un hombre muy dulce y bueno de sentimientos, ya no era el mismo Rony… estaba claro que yo necesitaba un trabajo si o si! Damian comenzó el cole en Otoño así que me daba tiempo de buscar trabajo y me preguntaba “¿y que se hacer?” lo mío siempre ha sido la noche, la vida, el espectáculo, las risas, la fantasía, los bares, la tele, la radio…” pero en realidad ¿que era eso? ¿que sabia hacer? “PUES BAILAR, CLARO!!!!” pensé..
Hice de todo, desde repartir tarjetas por la calle, imagen de discoteca, daba clases de Pole Dance, me conseguí un representante que me andaba en discotecas haciendo shows, trabajando de noche en alguna que otra discoteca y así, de todo y de nada, no me quejaba, me iba bien pero no lograba nivelarme, Madrid es una locura, es como esa lucecita que te llama al fondo del océano a la cual te acercas y te acercas cada vez mas y cuando estas ya muy al fondo descubres que es un horrible mounstro en las profundidades de donde nada puede rescatarte, y eso fue lo que a mi me pasó, Madrid me hundió, me confundió, me atrapó lentamente con sus luces, con su alegría, descubrí que Madrid no dormía que esa ciudad te desgasta y se alimenta de la gente soñadora, te desgarra si no tienes cuidado, y yo, no tuve cuidado.

Cuando vine a ver Rony y yo ya no teníamos futuro juntos y aunque quisiéramos necesitábamos sanar heridas, cada uno comenzó a hacer su camino, con los años dejé de pensar tanto en El Salvador, no era que no me hiciera falta, era solo que ya no veía noticias, ya en mis redes comenzaba a tener amigos de aquí, ya me preocupaba por otras cosas como tomarme el café viendo el pronóstico antes de salir de casa para que no quedarme llorando de frío en la calle, he pasado noches de llanto recordando las playas de mi lindo El Salvador, he llorado de frío en la calle, una de esas noches, yo no tenia ni un peso y esperando el bus nocturno después de comenzar a trabajar por la noche, solo era la luz de la calle y yo, hacia tanto frio, yo apenas podía cubrirme con el delgado abrigo que andaba, mire hacia arriba y vi que caía como algodón ¡Estaba nevando! no se si llore de tristeza de verme en esa situación tan agridulce o de alegría por que era la primera vez que veía la nieve caer, solo lloré, y me fui a casa con los dedos morados por el frio… me han golpeado yonkis en la calle, me han robado en el metro y no me he dado ni cuenta, mi hijo la ha pasado mal en el colegio al no poder adaptarse con facilidad y muchas cosas malas, pero también me han pasado cosas maravillosas, he visitado Italia, Portugal, Francia en muchas ocaciones, las diferentes regiones de España y algunas de sus islas como Ibiza y Formentera, mis ojos han visto paisajes increíbles, aguas cristalinas, paisajes que solo podía ver en postales, que en ninguna fotografía podría hacer justicia a lo que mis ojos podían ver, en donde cada lugar era como un verso de poesía que se creaba así mismo, he probado comidas exóticas que podía disfrutar con todos mis sentidos, me di la oportunidad de amar de nuevo, y agarrar de la mano con confianza a un hombre que con sus risas y su forma de ver la vida me devolvió la alegría, me descubrí sabiendo lo que pensaba con una mirada, yo terminaba sus frases y el las mías y decidí quedarme allí, de la mano con el, y aunque al principio no fue todo color de rosas ¿cuando lo ha sido ? Un alma gemela no siempre viene envuelta en un paquete perfecto, fisicamente o en circunstancias de la vida, sin embargo, la diferencia de circunstancias de la vida y los retos, son la fuente de fortalecimiento que se convierte en el pegamento que los mantiene unidos a travez de los tiempos difíciles y ayuda a cada uno a convertirse en su yo mas auténtico.

Sé que todo esto que he pasado era necesario para mi crecimiento personal, hoy sé que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional, sé que soy capaz de realizar todo lo que me proponga, que el futuro no es incierto por que nosotros mismos creamos nuestra propia realidad, que no hay necesidad de privarnos de conseguir lo que realmente amamos por que nuestra vida es un reflejo de nuestra forma de pensar.

bottom ad