Hombre reacciona a tiempo y mata a su atacante en la zona rural de Ahuachapán

top ad

Las autoridades policiales reportaron ayer los homicidios de dos personas en diferentes departamentos de la zona occidental del país.

La Policía Nacional Civil (PNC) reportó ayer por la mañana que localización el cadáver de un hombre en la lotificación Herrera, en el municipio de Izalco, del departamento de Sonsonate.

Allí, pobladores de la zona informaron a la PNC que se encontraba el cuerpo de un hombre tirado en el piso y con señales de haber sido asesinado con arma de fuego.

Los agentes de la subdelegación llegaron al lugar y al determinar que se trataba de una muerte violenta, colocaron cinta amarilla para proteger la escena del crimen.

Horas más tarde, llegó personal de investigación de la delegación de Sonsonate y elementos de Inspecciones Oculares, para comenzar a trabajar las evidencias en los alrededores del cadáver.

La policía identificó a la víctima como Jaime Arnulfo Bonilla Páiz, de 32 años, quien presentaba varias lesiones producidas con un arma de fuego.

Las autoridades sospechan que la víctima pudo ser asesinada el sábado por la noche y su cadáver fue descubierto hasta la mañana de ayer.

No descartan que el homicidio fue cometido por pandilleros que delinquen en ese lugar.

El cadáver fue llevado al Instituto de Medicinal Legal de Sonsonate, para realizarle la autopsia.

Izalco, junto a Nahuizalco, ambos municipios del departamento de Sonsonate, siguen siendo de los más violentos de la zona occidental del país, según las cifras oficiales.

La semana pasada, el jefe de la delegación de Sonsonate, Juan Carlos Martínez, dijo que hasta el 19 de noviembre se contabilizaban 156 homicidios en lo que va de 2019.

El jefe policial destacó la disminución de 71 casos, comparados con la misma fecha del año anterior.

Apuntó que están realizando esfuerzos de planes de seguridad en los cinco municipios con mayor presencia de hechos delictivos.

Otro hecho violento ocurrió ayer por la tarde en el cantón El Rosario, del municipio de Guaymango, departamento de Ahuachapán.

La policía dijo que se trató del homicidio de un pandillero, que fue lesionado, supuestamente, por una persona que se defendió de un ataque a tiros.

La tesis policial es que el hombre que murió había llegado al lugar, junto con otros pandilleros, con la intención de matar a una persona; pero esta supo reaccionar y se defendió con una pistola.

Las autoridades no identificaron al fallecido, mientras los demás pandilleros que andaban en la zona huyeron antes de que llegara la policía a investigar el caso.

bottom ad