Seis policías se han suicidado en 43 días por problemas familiares

Un agente policial destacado en Texistepeque, identificado como César Adonay Sanabria, de 52 años, se suicidó a las 9:30 de la noche del pasado sábado, en su vivienda, según informes de fuentes policiales.

Sanabria estaba destacado en la subdelegación policial de Texistepeque, departamento de Santa Ana, donde era conocido como “El Mágico”. El hecho ocurrió en la casa del agente policial, ubicada en la colonia Bella Vista.

De acuerdo con fuentes policiales, el policía estaba en tratamiento debido a que ya había intentado quitarse la vida con anterioridad.

Con el presunto suicidio de Sanabria suman seis los casos de agentes policiales que se han quitado la vida desde el pasado 28 de noviembre. En la mayoría de casos, según las fuentes policiales, los suicidios han sido precedidos de discusiones familiares.

Solo en lo que va de enero, tres elementos policiales se han suicidado en una semana, disparándose con sus armas de equipo.

Un caso más es investigado como presunto suicidio. Este es el de un agente que fue hospitalizado por envenenamiento, luego de salir sin permiso de las instalaciones policiales donde estaba asignado.

Silencio ante el problema

A pesar de que es evidente el incremento de aparentes suicidios de agentes del nivel básico, la institución policial y el mismo director de la corporación no mencionan nada de eso en sus redes sociales.

“Si un policía está bien, la población estará mejor. Gracias Presidente @nayibbukele por continuar con la visión de dignificar la carrera policial…”, fue lo que escribió a las 12:43 p.m. del pasado 8 de enero, en un tuit, el director policial. Lo dijo como parte de su intervención en el acto de inauguración del puesto policial de El Zamoran, municipio de Jiquilisco, Usulután.

Mientras el director hablaba del bienestar de los policías, en el Hospital General del Seguro Social luchaban por salvarle la vida al cabo Jorge Alberto Renderos, quien a las 10:30 a.m. de ese día se había pegado un balazo en la cabeza.

De inmediato, el Movimiento de los Trabajadores de la Policía, en su cuenta de Twitter respondió al director Arriaza Chicas: “ La estabilidad emocional de los miembros de la @PNCSV debe ser prioridad, porque la Policía no la conforman los edificios, ni los vehículos, son los seres humanos que visten el uniforme los que le dan vida. Son el motor y la sangre, hay que atenderlos”.

Ese movimiento policial ha pedido a las autoridades policiales en repetidas ocasiones mejorar las condiciones, en cuanto a turnos de servicio y períodos de licencia, del personal del nivel básico.