¡Brasil tumba a México en los penaltis!

Brasil logró la clasificación para la final de los Juegos Olímpicos al tumbar a México en la tanda de penaltis (4-1). La vigente campeona olímpica no falló desde los once metros ante un rival que aguantó los 120 minutos y acabó muriendo en la orilla tras errar sus dos primeros lanzamientos, demasiada losa para un Ochoa que adivinó todos los lanzamientos pero no paró ninguno. 

Reinier marcó la pena máxima definitiva para llevar a Brasil a su segunda final olímpica consecutiva.

Brasil arrancó el partido con la intención de plasmar su teórica superioridad en el terreno de juego y en el marcador. Con Douglas Luiz a los mandos, Antony y Richarlison amenazando y Alves templando el juego, la canarinha no tardó en controlar el ritmo de juego y en generar ocasiones de gol. Ochoa demostró una vez más que es un experto en este tipo de citas cortas y puso la experiencia y los reflejos para evitar que Brasil tomara ventaja en el encuentro. Primero sacó un mano a mano a Arana y minutos después detuvo un potente tiro libre de Dani Alves.

El partido cambió drásticamente su guion al filo de la media hora de juego. Un derribo muy discutible de Esquivel sobre Douglas Luiz en el área de México fue interpretado como penalti por el árbitro búlgaro. Sin embargo, el colegiado, advertido por el VAR, revisó la acción y dio marcha atrás a su decisión. El no-penalti dio alas a México, que abandonó por unos minutos su planteamiento timorato para aumentar la presión y atacar con más efectivo.

Brasil salió indemne del asedio mexicano en el último cuarto de hora del primer tiempo pero no supo recuperar el mando del partido tras la reanudación. México cerró filas, ajustó sus piezas y Brasil nunca supo descifrar a la defensa rival, cada vez más cómoda a medida que se acercaba la prórroga.

Deja un comentario